Cambiar cuerdas a una guitarra

Las guitarras son instrumentos muy sensibles al uso, por lo que si usamos una con frecuencia habría que ir revisando cada cierto tiempo el estado de la misma. En concreto, uno de los elementos con más facilidad para su deterioro son las cuerdas. Los motivos que pueden llevarnos a cambiarlas cada cierto tiempo pueden ser: su uso frecuente, o sea, su continua vibración, la humedad, la sudor ación que pueden tener nuestras manos a la hora de tocar…

cuerda-rota-guitarra

Por lo tanto, hay elementos que no podemos evitar al cien por cien, aunque si en su justa medida. Para el caso de la sudoración, existen limpiadores de manos que evitan el exceso de sudor en las mismas. También podemos usar limpiadores para las cuerdas, lo que haría prolongar la vida de las mismas. 
Por otro lado, cabe destacar que algo que podría perjudicar a las cuerdas puede ser su uso erróneo, es decir, usar cuerdas de nylon en un instrumento pensado para cuerdas de acero, por ejemplo. No estarían bien ajustadas en tal caso ni serían las apropiadas, por lo que es más fácil que se estropeen. Algo que también perjudicaría al sonido.Al ser las cuerdas elementos perecederos, debemos revisarlas al menos una vez al mes para valorar si es necesario que las cambiemos o no. Eso sí, a la hora de cambiarlas, debe hacerse cuerda a cuerda, de manera que se evite un cambio de tensión extremo en el mástil. Una vez que tengamos que cambiar las cuerdas se debe seguir un procedimiento específico y cuidadoso, evitando que estropeemos el instrumento o incluso las mismas cuerdas que vamos a proceder a instalar. Lo primero que se deber hacer es quitar las cuerdas viejas una a una e ir instalando las nuevas. Cuando pongamos la cuerda y necesitemos enrollarla nos hará falta una llave específica que podemos encontrar en alguna tienda con productos musicales, en concreto que traten el tema de guitarras. 

cuerda-guitarra

Con la llave y la cuerda tensa se da vueltas a la misma sobre la clavija que hay para ello (recomendable dejar mas cuerda que cortar lo sobrante, pues en el caso de que queramos modificar tenemos de donde coger). Tras ello, se procede a comprobar si las cuerdas están bien colocadas, es decir, si están afinadas, que es la función principal de las mismas y uno de los principales motivos por el que las cambiamos. 

En resumen, cuidando su limpieza y uso podemos prolongar la duración de las cuerdas de guitarra, eso sí, en el caso de cambiarlas, haciéndolo con cuidado resulta muy fácil y nos dará excelentes resultados.

giordano